Inhibidores

Resumen de estudios científicos sobre bloqueadores de carbohidratos y amilasa

La materia prima y componentes activos presentes en SATIAL FOOD CARB CONTROLLER han sido objeto de más de una docena de estudios desde el año 2001, los cuales han demostrado que es un producto que FUNCIONA sin ser dañino para la salud, incluso, durante 2006, la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA), confirmó y avaló la seguridad y eficacia de SATIAL FOOD.

En síntesis, SATIAL FOOD CARB CONTROLLER funciona como un inhibidor de carbohidratos, el cual evita la absorción de hasta un 75% de los carbohidratos consumidos, esto se logra al reducir la digestión enzimática del almidón presente en los alimentos, por este motivo, SATIAL FOOD ayuda a controlar el peso, siendo más eficaz si se usa acompañado de una dieta y un programa de ejercicio.

Orígenes de SATIAL FOOD

Para entender los orígenes de este producto, tenemos que remontarnos a la década de los años 40, cuando los inhibidores de Alpha-amilasa fueron descubiertos en algunas plantas, especialmente en el trigo y el frijol. La amilasa es la enzima encargada de metabolizar el glucógeno y almidón contenido en los alimentos, por lo que, al inhibirla, se buscaba evitar la absorción de estos.

Para 1974, J. John Marshal y Carmen M. Lauda, purificaron un inhibidor proteico de la Alpha-amilasa a partir del frijol (phaseolus vulgaris), al que llamaron “Phaseolamina”. Gracias a este avance, durante 1980, se comenzaron a comercializar los primeros inhibidores de amilasa, siendo incluso publicitados como controladores de peso.

El éxito de este nuevo producto duró poco, ya que durante 1982, la FDA prohibió la comercialización de inhibidores de “amilasa”, mercadeados como inhibidores de carbohidratos, especialmente del almidón contenido en los mismos, esto basado en diversos estudios clínicos que demostraron fallas al influenciar la excreción de calorías vía materia fecal al medir la concentración de la glucosa en plasma de manera postprandial (después de la ingesta) así como en mediciones de hidrógeno en el aliento, concluyendo así, una metabolización completa del almidón ingerido por los sujetos de estudio.

Primeros estudios clínicos

La Clínica “The Mayo Clinic” comenzó a conducir una serie de estudios con extractos de frijol blanco como inhibidores de amilasa entre los años 1984 y 1988, obteniendo los siguientes resultados:

  1. Los inhibidores de amilasa comerciales NO logran disminuir la digestión de almidón en vivo, esto debido principalmente a que tienen insuficiente actividad anti-amilasa.
  2. Un inhibidor parcialmente purificado y preparado mediante una simple extracción de polvo de frijol crudo, tiene mucha más actividad anti-amilasa y menos actividad aglutinante que las preparaciones comerciales.
  3. Dicho inhibidor parcialmente purificado, causa dependencia intraluminal a un aumento de dosis para conseguir la desactivación del intestino humano, resultando en un decremento en la digestión in vitro tanto del almidón cocido como crudo.

Nuevo milenio, nuevas pruebas clínicas

Los primeros pasos en la investigación del concepto de “inhibidor de amilasa” generaron un creciente interés del mundo científico en encontrar un asistente para la pérdida/control de peso, eficaz y seguro para el ser humano. Esto provocó la proliferación de estudios clínicos tratando de comprobar hipótesis relacionadas con productos que promovían la inhibición en la absorción de carbohidratos.

  1. Para inicio del 2000, se llevó a cabo un estudio doble ciego con placebo involucrando a 40 pacientes/sujetos con sobrepeso. Este estudio mostró que aquellos pacientes que tomaron un suplemento inhibidor de almidón llamado “Phase 2” varias veces por día durante 12 semanas, presentaron una pérdida de peso y reducción en IMC (índice de masa corporal) estadísticamente significativa comparados con aquellos sujetos que tomaron el placebo (3.5 kg vs 1.2 kg). Adicionalmente, el análisis de masa corporal mostró que la pérdida de peso en el grupo activo estuvo compuesta principalmente por grasa (más de 85% del peso perdido).

Fuente: ‘A Randomized, Double.Blind, Placebo Controlled Trial of a New Weight-Reducing Agent of Natural Origin’. Dr. E.Thom. Journal of Int’l Medical Research 2000, pp 229-233.

  • Otro estudio con una metodología similar (doble ciego con placebo controlado) se condujo en 2003, esta vez para probar la eficacia de un producto llamado StarchAway (inhibidor de almidón). El estudio involucraba esta vez a 60 pacientes/sujetos con sobrepeso divididos en dos grupos, uno, tomando StarchAway y el segundo, tomando un placebo. Los resultados generales mostraron que el grupo consumiendo el suplemento, presentó una reducción de peso promedio de casi 4 kilos, contra 0.5 kilos del grupo tomando placebo, ambos en un tiempo de 12 semanas.

Fuente: ‘Reduction in Body Weight with a Starch Blocking Diet Aid: StarchAway Comparison with Placebo’. Dana Rothacker, Ph. D., Leiner Health Products; 2003.

En 2004, los estudios más importantes relacionados con la inhibición de carbohidratos fueron para testear el suplemento “Phase 2” nuevamente y “TheraSlim”, ambos estudios con la metodología de los dos grupos de control, uno utilizando un placebo y el otro usando el producto inhibidor.

  • En el primer estudio se trabajó con 27 pacientes, mostrando como resultado que el grupo de personas consumiendo” Phase 2” perdió aproximadamente 200 gramos por semana en un total de 8 semanas (más de 1.5 kg), esto representó un 129% más que el grupo tomando placebo, quienes perdieron menos de la mitad de peso. Además, los pacientes que utilizaron el bloqueador de almidón redujeron su cintura 1.47 pulgadas en promedio, mientras que el grupo placebo la redujo 1.07 pulgadas.

Fuente: ‘Blocking Carbohydrate Absorption and Weight Loss: A Clinical Trial Using Phase 2 Brand Propietary Fractionated Bean Extract’. Jay Udani, MD, Mary Hardy, MD, and Damian C. Madsen, B.A., Alternative Medicine Review, 2004; 9:1, pp 63-69.

  • Para testear el producto “TheraSlim”, se contó con la participación de 54 sujetos con sobrepeso y obesidad, quienes no presentaron una pérdida de peso significativa, sin embargo, presentaron una importante mejora en su IMC (en algunos subgrupos estratificados). Varios de los cambios estadísticamente significativos se dieron principalmente en la mejora de la presión sanguínea y reducción del colesterol en sangre en todos los pacientes usando el producto.

Fuente: ‘The Effect of TheraSlim [with Phase 2] on Weight, Body Composition, and Select Laboratory Parameters in Adults with Overweight and Mild-Moderate Obesity’. Stuart. I Erner, MD, 2004.

  • Para el año 2005, el Centro de Nutrición Humana de la Universidad de California (UCLA) comenzó a desarrollar productos horneados (altos en carbohidratos) como pizza, muffins y pasteles con “StarchLite” (con el ingrediente activo “Phase 2”). Estos productos fueron testeados con consumidores mediante un estudio, en el cual el sujeto debía comparar los productos horneados regulares vs productos horneados conteniendo “StarchLite”, a lo cual, no se encontraron variaciones en sabor. Como conclusión, se pudo confirmar que un inhibidor de carbohidratos no afecta el sabor ni la textura de los alimentos a los que se adiciona.

Fuente: ‘The Mighty Bean: Dr. Kanak Udani Described the Results of the Incorporation of the Phase 2 Fractionated White Bean Extract in Baked Goods and its Impact on Consumers’. Kanak, Udani. PhD. European Baker. December 2005.

  • En una prueba de 8 semanas en las que 10 sujetos con sobrepeso mostraron que aquellos que consumieron Phaseolamina 1600 en su dieta no sólo perdieron peso, sino que mejoraron su IMC, redujeron su ratio de grasa abdominal, perdieron medidas de cintura y redujeron triglicéridos en sangre de manera estadísticamente significativa.  Además de esto, se probó que su metabolismo basal mejoró de manera importante, dándoles una herramienta a mediano plazo para mantenerse en su peso sin rebote.

Fuente: ‘The Anti-Obesity Effect and the Safety of Taking Phaseolamin 1600 Diet’. Takashi Koike, Yoshimitsu Koizumi, Liang Tang, Kyouko Takahara, Yasuhiro Saitou. New Rem & Clin. Vol 54 N. 7. 2005.

2007, Un parteaguas para los inhibidores de carbohidratos

El año de 2007 fue el primer año dónde realmente vimos un boom en las pruebas y testeo de productos inhibidores de carbohidratos y almidones.

  1. El primer estudio en la lista fue -nuevamente- un grupo controlado de 60 personas dividido en dos grupos, uno tomando “Phase 2” y el segundo tomando un placebo. Los resultados fueron aún más relevantes, ya que le grupo tomando “Phase 2” perdió casi 4 kg, 10% de grasa corporal, 3% de cintura y no se detectó pérdida de músculo.

Fuente: ‘A Dietary Supplement Containing Standardized Phaseolus Vulgaris Extrat Influences Body Composition of Overweight Men and Women’. Leonardo Celleno, Maria Tolaini, Alessandra D’Amore, Nicholas Perricone, Harry Preuss. Int. J Med. Sci. 2007, pp 4:45-52.

  • Tomando como base todos los estudios previos y la información clínica disponible, los expertos decidieron publicar una conclusión relevante relacionada a “Phase 2”, la cual establecía básicamente que el Extracto de frijol es seguro para la ingesta humana y autorizaron una dosis de 6 gramos al día como suplemento para consumo humano, calificándolo como seguro para uso alimentario y comestible en humanos.

Fuente: ‘Evaluation of the Generally Recognized as Safe (GRAS) Status of Phase 2 White Bean (Phaseolus Vulgaris) Extract’. Robert Nicolosi, PhD. Donald Hughes, PhD. David Bechtel, PhD. 2007.

  • Un estudio piloto para testear “StarchNeutralizer” probó que las personas que consumieron una mayor cantidad de carbohidratos, acompañados de la ingesta de “Phase 2”, presentaron una mayor pérdida de peso, perdiendo más de 4 kg y reduciendo 3.3 pulgadas de cintura en promedio. El grupo placebo únicamente perdió medio kilogramo y 1 pulgada de cintura, postulando resultados significativos y positivos para el producto en cuestión.

Fuente: ‘Blocking Carbohydrate Absorption and Weight Loss: A Clinical Trial Using a Propietary Fractionated White Bean Extract’. Jay Udani, MD, Medical Director, Integrative Medicine Program, Northridge, CA. Betsy Singh, PhD, Dean of Research, Southern California University of Health Sciences. Alternative Therapies in Health and Medicine. Jul/Aug 2007. Vol.13, N.4.

  • Para testear un suplemento vendido en el mercado japonés llamado “Super Bows Diet Type B”, se evaluó su efecto en el peso, grasa corporal y glucosa en sangre de 47 pacientes durante un periodo de 8 semanas. Uno de los resultados más relevantes y significativos se dio al medir los niveles de glucosa en sangre 30 minutos después de la ingesta de carbohidratos, para esto se compararon dos grupos, el primero consumiendo el suplemento y el segundo un placebo, comprobando la eficacia del suplemento al mantener la glucosa e insulina en su nivel óptimo y mucho más bajo que el del grupo placebo.

Fuente: ‘Effects of Combination of Functional Food Materials on Body Weight, Body Fat Percentage, Serum Triglycerides and blood Glucose’. Yamada Jun, Yamamoto Tetsuro, Yamaguchi Hideyo. 2007.

  • A finales del 2007, se condujo un estudio para determinar la estabilidad del componente “Phase 2” en alimentos procesados monitoreando su actividad inhibidora de Alpha-amilasa. Como resultado, este estudio mostró que la acción inhibidora del “Phase 2” no fue afectado en absoluto durante la preparación de puré de papa instantáneo, de igual forma, mostró que la exposición de la amilasa al componente activo “Phase 2” durante 30 minutos, incrementa de manera significativa su efecto inhibidor.

Fuente: Yesu Das, PhD. ISSI Laboratories, Inc. Piscataway, NJ. 2007.

¿Cuáles son los efectos en el cuerpo humano de una dieta baja en Carbohidratos?

En este punto de la historia, año 2008, ya contábamos con un componente activo clínicamente probado y aprobado capaz de inhibir la absorción de carbohidratos y almidones, pero ¿había alguna repercusión en el cuerpo humano al inhibir estos carbohidratos o al llevar una dieta restrictiva de los mismos (low carb)? Esta interrogante surgió para ser el punto de partida de dos estudios importantes:

  1. Investigadores comenzaron a estudiar el efecto de la restricción de carbohidratos en el origen de precursores gluconeogénicos y su consecuencia en la homeostasis energética hepática. En resumen, se buscaba descubrir si una dieta baja en carbohidratos tenía algún efecto negativo para el hígado. Para esto, se utilizaron dos grupos de personas, el primero era conformado por personas con un peso adecuado y estable, mientras que el segundo estaba constituido por personas con obesidad o sobrepeso pero que estaban llevando a cabo una pérdida de peso debido a una dieta restrictiva en carbohidratos. Después de mediciones exhaustivas utilizando resonancias magnéticas nucleares, espectroscopía y múltiples análisis médicos, se pudo concluir que los niveles y contribución del glycerol fue similar en ambos grupos y que un bajo consumo de carbohidratos no provoca efectos negativos en el hígado, debido a que la energía usada por este órgano podía ser tomada de lácteos, aminoácidos y proteínas debido a una reorganización metabólica provocada por la restricción de la dieta.  

Fuente: ‘Alterations in Hepatic Glucose and Energy Metabolism as a Result of Calorie and Carbohydrate Restriction’. Jeffrey D. Browning. Brian Weis. Jeannie Davis. Et al. Hepatology. November 2008.

  • En esta prueba de dos años, los investigadores involucrados asignaron aleatoriamente una de tres dietas a 322 sujetos con obesidad: a) Dieta baja en grasas con restricción calórica, b) Dieta mediterránea con restricción calórica y c) Dieta baja en carbohidratos con restricción calórica. La pérdida de peso y reducción en colesterol de alta densidad para los 272 participantes que terminaron el estudio quedó de la siguiente manera:
  1. Dieta baja en grasas + restricción calórica: 3.3 kg / reducción del 12% en colesterol HD
  2. Dieta mediterránea + restricción calórica: 4.6 kg / reducción del 12% en colesterol HD
  3. Dieta baja en carbohidratos + restricción calórica: 5.5 kg / reducción del 20% en colesterol HD

La conclusión del estudio fue básicamente que las dietas mediterráneas y bajas en carbohidratos son alternativas saludables a las dietas bajas en grasa, presentando incluso mejores resultados y menos efectos secundarios.

Fuente: ‘Weight Loss with Low-Carbohydrate, Mediterranean, or Low-Fat Diet’ Iris Shai. Dan Schwarzfuchs. Yaakov Henkin. Et al. The New England Journal of Medicine. July 2008. Vol 359. N.2, pp 229-41.

Últimos estudios, construyendo confianza en los inhibidores de carbohidratos

Después de extensivas pruebas clínicas y estudios realizados por las mejores universidades a nivel mundial y por diarios de nutrición y medicina, además de pruebas de productos realizados por compañías de la industria farmacéutica, la popularidad de los inhibidores de carbohidratos mantuvo el interés del mundo científico en el extracto de frijol blanco.

Durante 2009 se continuó con el trabajo científico relacionado con los inhibidores de carbohidratos, por ejemplo, se realizó una prueba para medir la efectividad inmediata y de una sola toma de un extracto de frijol blanco concentrado. En este estudio de 11 sujetos divididos en dos grupos, un grupo tomó una dosis concentrada del inhibidor de carbohidratos para, después de un ayuno, comer 4 rebanadas de pan blanco con 42 gramos de margarina; el segundo grupo, siguió el mismo proceso, pero no tomó el extracto. Los resultados presentaron una reducción en la absorción de la glucosa en plasma del 66% para los pacientes que tomaron el extracto inhibidor, diferencia suficiente para comprobar el efecto inmediato del consumo de este componente activo.

Fuente: ‘Investigation of an Amylase Inhibition on Human Glucose Absorption after Starch Consumption’. Joe A. Vinson. Hassan Al Kharrat. Donna Shuta. Department of Chemistr. Loyola Hall. University of Scranton, Scranton, PA, USA. The Open Nutraceuticals Journal. 2009. Vol. 2, pp 88-91.

También durante 2009 se documentó un estudio cross-over de seis brazos en el cual se pretendía definir el efecto en el índice glucémico del pan blanco según la dosis de “Phase 2” (polvo y pastillas). Las dosis que se probaron fueron de 1500mg, 2000mg y 3000mg. Los resultados indicaron que, para las cápsulas la dosis de 1500mg no tuvo ningún efecto relevante en el índice glucémico del pan blanco, mientras que las dosis de 2000mg y 3000mg tuvieron efectos insignificantes. Para el polvo, las dosis de 1500mg y 2000mg tuvieron efectos insignificantes, mientras que la dosis de 3000mg presentó una reducción inmediata de hasta el 35% en el índice glucémico del pan blanco. Gracias a este estudio, los científicos pudieron concluir que el extracto de frijol blanco representa una innovadora y efectiva forma de reducir el IG (índice glucémico) de los alimentos sin tener que modificar sus ingredientes.

Fuente: ‘Lowering the Glycemic Index of white Bread Using a White Bean Extract’. Jay K. Udani. Betsy B. Singh. Marilyn L. Barrett. Harry G. Preuss. Nutrition Journal. 2009.

Ya en 2010, mediante un estudio de 30 días con 50 sujetos con sobrepeso, se probó la eficacia de “Phase 2”, ya que, después de llevar un minucioso seguimiento, se confirmó que el 98% de las pacientes presentaron una reducción de peso de 3.6 kg en promedio al finalizar el estudio, esto sin ningún régimen alimenticio o dieta ni plan de ejercicio. Además, no se registró ningún efecto secundario ni malestar gastro-intestinal.

Fuente: ‘Random Multi-Center Evaluation to Test the Efficacy of Phaseolus Vulgaris in Obese and Overweight Individuals’. Lucila Velasso Osorio. Jorge Alberto Zavola Gamboa. 2010.

Durante el año 2011, comenzamos a ver más de una docena de estudios confirmando que SATIAL (Phase 2) Carb Controller demostró la habilidad de causar una pérdida de peso en dosis de 500mg a 3000mg por día. Estos estudios también mostraron que el ingrediente activo tiene también la capacidad de reducir los niveles postprandiales de glucosa en sangre.

Fuente: ‘A Propietary Alpha-Amylase Inhibitor from White Bean Phaseolus vulgaris: A Review of Clinical Studies on Weight Loss and Glycemic Control’. Marylin L. Barrett, Pharmacognosy Consulting. Jay K. Udani, MD. Medicus Research LLC. Nutrition Journal. March 2011.

Para finalizar, un estudio realizado en 2013 con el suplemento SATIAL (Phase 2) Carb Controller, demostró tanto la eficacia como la seguridad en el uso del ingrediente activo capaz de inhibir la absorción de carbohidratos. Este estudio doble-ciego con placebo controlado de “control de peso” fue realizado en dos fases y contó con la participación de sujetos con sobrepeso y obesidad divididos en dos grupos, un grupo tomaría el suplemento mientras que el otro tomaría un placebo. Durante la primera fase (12 semanas), ambos grupos siguieron un estricto plan de alimentación o dieta, mientras que la segunda fase (24 semanas) consistió en el mantenimiento del peso. Los resultados fueron absolutamente concluyentes, ya que, no sólo el grupo tomando SATIAL perdió significativamente más peso durante la fase 1 (12 semanas), si no que el 73.5% de los participantes tomando el suplemento, logró mantener su peso sin rebote.

Fuente: ‘Weight Reduction and Maintenance with IQP-PV-101: A 12-Week Randomized Controlled Study with a 24-Week Open Label Period’. Barbara Grube, Wen Fen Chong, Pee-Win Chong and Linda Riede. Obesity. Published Online 2013.

Todos los estudios presentados en este artículo buscan dar un sustento y testimonio científico de la capacidad del Extracto de Frijol Blanco (Phaseolus Vulgaris) de inhibir la absorción de carbohidratos, además de ser una alternativa saludable y segura como suplemento de control de peso, con demostrada eficacia en la reducción no sólo del peso sino de la grasa corporal de quien decide consumirlo regularmente, siendo aún más eficiente si es acompañado de una dieta controlada y un régimen de ejercicio.

Para más información, puedes consultar los artículos de los estudios en su idioma original en los siguientes links:

2 Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *