Inhibidores

Reducción y mantenimiento del peso con IQP-PV-101: Un estudio controlado y aleatorio de 12 semanas con un período de etiqueta abierta de 24 semanas

Artículo original

ENSAYOS CLÍNICOS: COMPORTAMIENTO, FARMACOTERAPIA, DISPOSITIVOS, CIRUGÍA

Barbara Grube1, Wen-Fen Chong2, Pee-Win Chong2 y Linda Riede3

Objetivo: Se evaluó la seguridad y eficacia de IQP-PV-101, un extracto patentado de Phaseolus vulgaris, en el control del peso, en dos fases. La fase de pérdida de peso (WL) se llevó a cabo durante 12 semanas y la fase de mantenimiento de peso (WM) duró 24 semanas.

Diseño y métodos: En la fase WL doble ciego, los sujetos fueron asignados al azar para recibir IQP- PV-101, o un placebo. Todos los sujetos se adhirieron a una dieta ligeramente hipocalórica. El peso corporal y otros parámetros de comunicación corporal se midieron en la línea de base, y cada 4 semanas a partir de entonces.

Durante el ensayo de WM de un solo brazo, la ingesta de energía fue ad libitum. Los parámetros de eficacia se midieron en la línea de base, semana 12 y semana 24.

Resultados: Al final del estudio WL, el grupo IQP-PV-101 perdió una media entre 2,91 – 2,63 kg de peso corporal en comparación con 0,92 – 2,00 kg en el grupo de placebo (P < 0,001). Durante la fase WM, 36 de los 49 subgrupos (73,5%) pudieron mantener su peso, incluso sin restricciones dietéticas. No se reportaron eventos adversos serios o relacionados durante el período combinado de 36 semanas.

Conclusiones: Los resultados indican que el IQP-PV-101 es seguro y eficaz para la pérdida y el mantenimiento del peso.

Obesidad (2013) 00, 00-00. doi:10.1002/oby.20577

INTRODUCCIÓN

Sólo en las últimas décadas la obesidad y el sobrepeso se consideraron cuestiones epidémicas (1). Entre los años ochenta y noventa, la prevalencia de la obesidad aumentó considerablemente en los Estados Unidos de América (EE.UU.), Europa y Asia-Pacífico (2-4). Para 2008, se estimaba que alrededor de 500 millones de adultos eran obesos en todo el mundo (5).

Es sabido que existen riesgos para la salud derivados del sobrepeso o la obesidad. La aparición de resistencia a la insulina y los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares aumentan considerablemente en las personas con sobrepeso u obesas (6,7).

Según las Directrices Europeas de Práctica Clínica para el tratamiento de la obesidad en adultos, el primer paso para intentar reducir el peso corporal es la actividad física regular y la reducción de la ingesta de energía en 500-1.000 kcal al día (8).

Si la dieta, la actividad física y la modificación de la conducta no son suficientemente exitosas, se consideran las intervenciones farmacológicas.

La evolución de los medicamentos contra la obesidad es interesante: De los simpaticomiméticos de acción central como la fentermina en el decenio de 1950, a los agentes liberadores de serotonina como la fenfluramina en el decenio de 1980, luego a la sibutramina (inhibidor dual de la recaptación de la monoamina), el rimonabant (antagonista de los receptores CB1 de los nabinoides) y el orlistat (inhibidor de la lipasa) en el decenio de 1990.

Todos ellos, con excepción del orlistat, han disminuido su uso en algunas regiones o han sido retirados del mercado debido a un problema común: las preocupaciones por la seguridad (9).  Los dos casos recientes más destacados de retirada del mercado impuestos por la Agencia Europea de Medicamentos son el rimonabant en 2008 debido a efectos secundarios psiquiátricos (10), y la sibutramina en 2010 debido a efectos secundarios cardiovasculares (11).

En medio de las preocupaciones sobre la seguridad de los agentes farmacológicos, hay un interés activo en buscar un tratamiento seguro y eficaz de control de peso de fuentes naturales. Se ha demostrado que diferentes plantas tienen un efecto en la inhibición de la lipasa, la supresión de la ingesta de alimentos, la estimulación del gasto de energía, la inhibición de la diferenciación de los adipocitos y la regulación del metabolismo de los lípidos (12). Sin embargo, las pruebas clínicas son muy limitadas, y menos aún las de ensayos aleatorios controlados con placebo en períodos de exposición intermedios o largos.

Los carbohidratos son una fuente principal de calorías en la dieta de los obesos y los que tienen sobrepeso (13). Para que el cuerpo los absorba, los carbohidratos se descomponen en monosacáridos.  Dos enzimas principales catalizan este proceso: la amilasa y la glucosidasa.

La amilasa convierte los carbohidratos complejos como el almidón en oligosacáridos; las enzimas glucosidasas los descomponen en monosacáridos. Los frijoles comunes (Phaseolus spp.) contienen inhibidores de amilasa en tres formas, a saber, alfa-A1, alfa-A12 y alfa-AIL (14).  Estas glicoproteínas se unen a la alfa-amilasa de forma no covalente, principalmente a través de la interacción hidrofóbica, inhibiendo la digestión del almidón (15).

El Phaseolus vulgaris, conocido comúnmente como frijol blanco, ha sido objeto de varios estudios clínicos. En estudios realizados por Celleno y otros (16) y Wu y otros (17), los sujetos que recibieron extractos de Phaseolus vulgaris perdieron significativamente más peso corporal, en comparación con los sujetos que recibieron placebo, durante 30 y 60 días, respectivamente. Sin embargo, en el primer estudio se añadió cromo al extracto de Phaseolus vulgaris (16), mientras que el segundo estudio se llevó a cabo en una población de Asia oriental (17). Udani y otros encontraron una tendencia a la pérdida de peso (WL) con un extracto de agua de Phaseolus vulgaris después de 8 semanas, pero los resultados no fueron significativos; esto podría deberse al pequeño tamaño de la muestra y al corto período de tratamiento (18).

El producto en investigación (IP) en nuestros estudios, IQP-PV-101 (marcado globalmente bajo las marcas Phase 2, Starchlite y PhaseLite), contiene extractos de Phaseolus vulgaris. Nuestro objetivo era demostrar la seguridad y eficacia de IQP-PV-101 en el control de peso en adultos caucásicos obesos y con sobrepeso, en dos fases. La fase WL fue un estudio aleatorio, doble ciego y controlado por placebo de 12 semanas de duración, en el que todos los sujetos siguieron un estricto plan de dieta; la segunda fase fue el estudio de mantenimiento del peso (WM) durante 24 semanas, en el que la ingesta energética de los sujetos fue ad libitum.

1 Consultorio de Medicina General, Berlín, Alemania 2 InQpharm Europe Ltd., Londres, Reino Unido. Correspondencia: Pee-Win Chong (pwchong@inq- pharm.com) 3 Analyze and Realize ag, Berlin, Alemania

Este artículo se celebra por la posibilidad de estar en el grupo del Simposio sobre la Obesidad.

Divulgación: La Dra. Barbara Grube fue la investigadora principal del estudio. Wen-Fen Chong y Pee-Win Chong son empleados de InQpharm Europe Ltd. y estuvieron involucrados en el diseño del estudio, la supervisión y la redacción del manuscrito. Linda Riede es una empleada de analyse and realize ag y fue la directora de proyecto de este ensayo. Agencias de financiación: Esta investigación fue apoyada por el Grupo InQpharm.

Recibido: 18 de abril de 2013; Aceptado: 10 de julio de 2013; Publicado en línea 00 Mes 2013. doi:10.1002/oby.20577

MÉTODOS Y PROCEDIMIENTOS

Temas

Ambos estudios se llevaron a cabo en dos centros en Berlín, Alemania, desde mayo de 2011 hasta mayo de 2012. Los protocolos fueron aprobados por el comité de ética de la Charite’ Universitatsmedizin antes del inicio del ensayo. Todos los sujetos proporcionaron un consentimiento informado por escrito antes de que se llevara a cabo cualquier procedimiento relacionado con el ensayo.

Examen de detección

Los criterios de inclusión del estudio de WL incluían: 1) Edad de 18 a 60 años, 2) IMC entre 25 y 35 kg/m2, 3) Acostumbrado a tres comidas principales al día, 4) Peso corporal estable 3 meses antes de la inscripción en el estudio, 5) Compromiso de adherirse a la dieta y evitar el uso de otros productos de WL durante el estudio, 6) Acuerdo de las mujeres de utilizar métodos anticonceptivos apropiados durante el período activo del estudio, y 9) Consentimiento informado escrito. Los criterios de exclusión incluyeron 1) Sensibilidad conocida a los ingredientes del IP, 2) Historial de diabetes mellitus, 3) Excursiones clínicamente relevantes de los parámetros de seguridad, 4) presencia de enfermedades gastrointestinales agudas o crónicas, 5) historial de desórdenes alimenticios dentro de los 12 meses anteriores a la inscripción, 5) Uso activo de medicación(es) que pudiera influenciar las funciones gastrointestinales, 6) Embarazo, 7) Uso activo de cualquier medicación o productos para el tratamiento de la obesidad, y 8) Participación en otros estudios dentro de las 4 semanas previas a la inscripción.

Después de completar el estudio WL, los sujetos de los brazos activos y de placebo que perdieron al menos el 3% de su peso corporal. En la visita de evaluación fueron clasificados como respondedores y fueron invitados a participar en el estudio WM, que era una extensión abierta del estudio WL. Otros criterios de inclusión y exclusión del estudio WM fueron similares a los del estudio WL.

Intervención del estudio

En el estudio de WL, todos los sujetos que cumplían con los criterios de inclusión y exclusión entraron en un período de rodaje de dos semanas. El requerimiento de energía diaria basal para cada sujeto se calculó en base a su peso corporal, sexo, edad e índice de actividad. Los sujetos fueron entonces asignados a planes de dieta que eran ligeramente hipocalóricos (500 kcal menos que sus necesidades energéticas basales por día), proporcionando el 40% de la energía ingerida en forma de carbohidratos. Estos planes estaban disponibles en cinco niveles de energía: 1.500, 1.800, 2.000, 2.200 y 2.500 kcal por día. La adherencia al plan de dieta se registraba en un diario diariamente. Sólo los sujetos que cumplieron con la dieta durante el período de ejecución fueron asignados al azar a IQP-PV-101, o al placebo en una proporción de 1:1. Las visitas de seguimiento se realizaron en la semana 4, 8 y 12 después de la aleatorización.

Los sujetos que optaron por participar en el estudio WM recibieron IQP-PV-101. Las visitas de seguimiento se llevaron a cabo en la semana 12 y la semana 24 después del comienzo del estudio, con seguimientos telefónicos completados en la semana 6 y la semana 18. Se aconsejó a los sujetos que mantuvieran una dieta nutricionalmente equilibrada pero no se adhirieron a ningún plan de dieta estricto durante el estudio WM.

Cada tableta de IQP-PV-101 contenía 500 mg del ingrediente activo. La dosis del IP fue de 2 tabletas, tres veces al día, antes de las comidas, para ambos estudios. El cumplimiento de la IP se midió calculando el número de tabletas devueltas a los centros de estudio en cada visita.

Parámetros de eficacia

El peso corporal se midió con balanzas calibradas (Tanita BC-420 SMA). Las mismas balanzas también midieron el contenido de grasa corporal de los sujetos mediante un análisis de impedancia bioeléctrica.

Para el estudio de WL, el punto final primario fue la diferencia en el cambio de peso desde la línea de base hasta el final de la semana 12, entre el grupo IQP-PV-101 y el grupo placebo.

Para el estudio WM, el criterio de valoración primario fue el porcentaje de los subgrupos que mantuvieron su peso corporal durante 24 semanas. Se consideró que un sujeto ha mantenido con éxito su peso, si su peso corporal al final del estudio no ha aumentado en más de un 1%, en comparación con la línea de base.

La circunferencia de la cintura (en cm) se midió utilizando una cinta métrica a nivel medio entre el margen lateral de la costilla inferior y la cresta ilíaca. La circunferencia de la cadera (en cm) se midió como la circunferencia máxima sobre las nalgas.

Los sujetos completaron el Cuestionario de Control de Alimentación (19,20) durante cada visita de estudio. El COEQ utiliza escalas analógicas visuales para evaluar los sentimientos de hambre, saciedad y antojos en los sujetos, de los últimos 7 días.

El peso corporal, el contenido de grasa corporal, la circunferencia de la cintura y la cadera, el IMC y las respuestas se registraron al azar, en la semana 4, la semana 8 y la semana 12 del estudio de WL. Para el estudio WM, los parámetros se registraron en la línea de base, semana 12 y semana 24.

Parámetros de seguridad

Se obtuvieron muestras de sangre venosa en la selección y la visita final del estudio WL (que también sirvió como la visita de selección del estudio WM), y la visita final del estudio WM. El recuento sanguíneo completo, el nivel de electrolitos, la prueba de función hepática, la función renal, el metabolismo de los lípidos y el metabolismo de los carbohidratos se analizaron en un laboratorio central.

Los eventos adversos (EA) se registraron en cada visita, incluyendo los seguimientos telefónicos durante el estudio WM.

Análisis estadísticos

El análisis estadístico se realizó con IBMVC SPSSVC Statistics, Version 19, Copyright 1989, 2010 SPSS.

Para el estudio de WL, el criterio de valoración primario fue la diferencia entre el grupo IQP-PV-101 y el grupo de placebo, en el cambio de peso entre la línea de base y la semana 12. Para el estudio WM de etiqueta abierta, el objetivo era demostrar la no inferioridad en la reducción del peso corporal, es decir, el peso corporal medio al final del estudio no es más de un 1% mayor que en la línea de base.

La prueba de los datos de los puntos finales primarios se realizó con la prueba no paramétrica de Wilcoxon analizando las sumas de rango.

Todos los criterios de valoración primarios y secundarios, así como las variables concurrentes y de seguridad, fueron objeto de un examen exploratorio y se evaluaron de forma descriptiva. La prueba de los datos de los puntos finales primarios se realizó con la prueba no paramétrica Mann-Whitney U, analizando las sumas de rango y el análisis de covarianza.

Todos los resultados secundarios y las variables concurrentes también se evaluaron principalmente mediante procedimientos no paramétricos. Se realizaron múltiples pruebas sin corrección del nivel de significación en el análisis de exploración.

Dado que el estudio se extendió durante un largo período de tiempo y en ese tiempo se recogieron datos en visitas repetidas, fue necesario examinar la progresión de los valores a lo largo de todo el tiempo del estudio de intervención, utilizando métodos de análisis paramétricos y no paramétricos con mediciones repetidas.

Todos los análisis se realizaron en la población con intención de tratamiento (ITT). Para los criterios de valoración primarios, también se realizó un análisis de la población por protocolo (PP).

RESULTADOS

Demografía

Había 123 y 49 sujetos en la población de ITT de los estudios de WL y WM, respectivamente (Figura 1). Todos los sujetos de los estudios eran caucásicos. Para el estudio WL, la edad media fue de 46,0 – 10,1 años, y el 74,0% de los sujetos eran mujeres. Las características de base fueron similares entre los dos grupos.

En el estudio WM, la edad media fue de 46,5 – 9,9 años y el 89,8% de los sujetos eran mujeres.

Consumo de energía

Durante el estudio de WL, no hubo diferencias significativas entre los dos grupos en cuanto a la ingesta diaria de energía. La media para todos los sujetos fue de 2.337 – 392 kcal por día. El consumo de energía no se registró en el estudio de WM.

El cumplimiento del producto de investigación

Los sujetos de ambos estudios cumplieron en general con las instrucciones de administración de la IP. En el estudio de WL, no hubo diferencias significativas en el porcentaje de cumplimiento entre los sujetos con IQP-PV- 101 y los sujetos con placebo (P 5 0,154). En el estudio WM, los sujetos alcanzaron una media de cumplimiento de 96,83 6 6,20% a lo largo de las 24 semanas.

Eficacia

El peso corporal. El peso corporal medio al comienzo del estudio WL era de 85,0 – 11,3 kg en el grupo IQP-PV-101 y de 85,9 – 10,1 kg en el grupo placebo (P 5 0,660). Después de 12 semanas, los sujetos del grupo IQP- PV-101 perdieron significativamente más peso que

los del grupo placebo (media 2,91 – 2,63 kg vs. 0,92 – 2,00 kg, P < 0,001); la diferencia entre los grupos en el cambio de peso corporal ya era significativa a partir de la cuarta semana (Figura 2). Después de 12 semanas, el peso corporal medio de los sujetos en el IQP-PV-101 fue del 96,5 – 3,2 % del peso de referencia, mientras que el peso corporal medio del grupo de placebo fue del 99,0 – 2,3 % del peso de referencia (P < 0,001). Un número significativamente mayor de sujetos en el grupo IQP-PV-101 perdieron al menos el 5% de su peso corporal de referencia en comparación con el grupo de placebo (30,6% vs. 8,2%, P < 0,001).

El peso corporal medio al comienzo del estudio de WM fue 80,4 – 12,1 kg. El peso medio de los sujetos en la semana 24 fue 99,34 – 2,96% del peso inicial. Treinta y seis de 49 sujetos (73,5%, CI: 58,9-85,1%) mantuvieron con éxito su peso corporal al final del estudio (Figura 3).

Para el estudio WL, se analizó el cambio en el peso corporal de los subgrupos de sujetos con sobrepeso y obesos.

De los 66 sujetos con sobrepeso del estudio WL, 32 fueron asignados al azar al brazo IQP-PV-101 y 34 al brazo placebo. El grupo IQP-PV-101 perdió significativamente más peso corporal que el grupo placebo después de 12 semanas de intervención (2,81 – 2,30 kg vs. 0,68 – 1,66 kg, P < 0.001).

Había 57 sujetos obesos en el estudio de WL, de los cuales 30 estaban en el grupo IQP-PV-101 y 27 en el grupo de placebo. También hubo una diferencia significativa en el cambio de peso entre los dos grupos; el grupo IQP-PV-101 perdió una media de 3,02 – 2,97 kg, y el grupo placebo perdió una media de 1,22 – 2,36 kg (P 5 0.027).

FIGURA 1. Reclutamiento y seguimiento del sujeto
FIGURA 1. Reclutamiento y seguimiento del sujeto. LTFU, perdido para el seguimiento; PD, desviación de protocolo; IC, criterios de inclusión; ITT: intención de tratamiento; PP: por protocolo

Masa de grasa corporal. La masa media de grasa corporal al comienzo del estudio de WL era de 31,9 – 7,3 kg en el grupo IQP-PV-101 y de 31,9 – 7,3 kg en el grupo de placebo (P 5 0,992). Después de 12 semanas, el grupo IQP-PV-101 perdió 2,23 – 2,16 kg de masa grasa corporal, comparado con una reducción de 0,65 – 2,33 kg en el grupo placebo (P < 0,001); la diferencia también fue significativa en la semana 4 y la semana 8.

Al final del estudio de WM, los sujetos experimentaron un ligero aumento de la masa grasa corporal, que no fue estadísticamente significativo (media 101,5 – 7,9% de la línea de base, P 5 0,200).

IMC. En el estudio de WL, a partir de la cuarta semana, el IMC del grupo IQP- PV-101 disminuyó significativamente en comparación con el placebo. En la semana 12, los sujetos en IQP-PV-101 experimentaron una reducción media del IMC de 1,05 – 0,97 kg/m2 comparado con 0,32 – 0,69 kg/m2 en los subgrupos con placebo

(P <0,001).

Después del WL inicial, no hubo una disminución significativa del IMC durante el estudio de WM, con una reducción media de 0,19 – 0,86 kg/m2 (P 5 0,119).

Circunferencia de la cintura. En el estudio WL, la reducción de la circunferencia de la cintura de los sujetos en IQP-PV-101 fue significativamente más pronunciada que la del grupo de placebo en la semana 8 y la semana 12. En la semana 12, el grupo IQP-PV-101 perdió una media de 2,50 – 2,25 cm en comparación con 0,90 – 2,13 cm en el grupo de placebo (P < 0,001). La circunferencia de la cintura de los sujetos continuó disminuyendo en el estudio WM; después de 24 semanas la reducción de la circunferencia de la cintura fue estadísticamente significativa con una media de 1,00 – 2,25 cm (P 5 0,003).

La masa de grasa corporal, el IMC y los datos de la circunferencia de la cintura se resumen en la Tabla 1.

Tabla 1
FIGURA 2. Reducción de peso desde la línea de base hasta la semana 12 para el estudio de WL. Barras de error muestran un error estándar de media

COEQ. En la línea de base y en la semana 12 del estudio de WL, no hubo una diferencia significativa entre los dos brazos en la respuesta a todas las preguntas del COEQ. Después de 12 semanas, el brazo IQP-PV-101 del estudio de WL experimentó una disminución estadísticamente significativa en el deseo de comida dulce; la frecuencia y la fuerza de los antojos de comida; la dificultad para resistirse a los antojos de comida; la frecuencia de sucumbir a los antojos de comida; la frecuencia de los antojos de chocolates, otros alimentos dulces, fruta o zumos de fruta; la dificultad para controlar la

comida; y la dificultad para resistirse a comer un tipo de comida en particular. El grupo de placebo mostró un aumento significativo de la dificultad para resistirse a un tipo de alimento en particular.

En el estudio de WM, hubo un aumento significativo en la respuesta de los sujetos desde la línea de base hasta la semana 24 para el grado de sentirse feliz y el grado de sentirse alerta. Por otra parte, hubo una disminución significativa en la respuesta a la fuerza de los antojos.

Tabla 2
FIGURA 3. Proporción de sujetos que mantuvieron y no mantuvieron el peso en el estudio WM.

Seguridad y tolerabilidad

AE.   Todos los EA de los dos estudios no fueron graves, ni serios, ni relacionados con el IP (Tabla 2).

Laboratorio. Los investigadores no reportaron ningún cambio clínicamente significativo en los parámetros de laboratorio de ambos estudios.

DISCUSIÓN

Los efectos del extracto de Phaseolus vulgaris en el WL y en el control glicémico fueron examinados en detalle por Barrett y Udani (14). En el momento de escribir este artículo, y hasta donde sabemos, el ensayo de WL fue el estudio más grande en términos de tamaño de la muestra, y el estudio de WM fue el estudio clínico más largo realizado con el extracto de Phaseolus vulgaris. Ambos estudios se realizaron teniendo en cuenta las recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria sobre los ensayos relativos al control del peso (21). En el estudio WL, todos los sujetos

se adhirieron a una dieta ligeramente hipocalórica y, por lo tanto, se esperaba que perdieran algo de peso corporal de forma gradual. Desde la cuarta semana, los sujetos que estaban en IQP-PV-101 perdieron significativamente más peso que sus homólogos de placebo. La misma tendencia se observó en las mediciones de la masa de grasa corporal: El grupo IQP-PV-101 mostró una reducción significativamente más marcada en comparación con el grupo de placebo en las semanas 4, 8 y 12. A partir de estos datos, concluimos que la reducción del peso corporal se debió a la pérdida de masa grasa, en vez de a los músculos. La mejora en la composición corporal también se mostró en la reducción significativa en la medida de la cintura en el grupo IQP-PV-101, en comparación con el grupo de placebo. Como indicador de la obesidad central, la medida de la cintura también se ha mostrado para correlacionar con los riesgos de diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares y dislipidemia (22,23).

TABLA 1 Parámetros de eficacia secundarios para los estudios de WL y WM

Estudio WL Estudio WL
Parámetro (unidad)IQP-PV-101PlaceboP valoraEstudio WMP valorb
Masa de grasa corporal (kg)2.23 (2.16)0.65 (2.33)<0.00120.06 (2.90)0.892
IMC (kg/m2)1.05 (0.97)0.32 (0.69)<0.0010.19 (0.86)0.119
Circunferencia de la cintura (cm)2.5 (2.25)0.90 (2.13)<0.0011.00 (2.25)0.003
Los números se muestran como una reducción media (SD) desde la línea de base hasta el final del estudio; un valor negativo denota un aumento.
aComparación entre los dos brazos en la semana 12 del estudio WL.
bComparación entre la línea de base de la semana y la semana 24 del estudio WM

TABLA 2. Lista de eventos adversos

FrecuenciaFrecuencia
Fase de estudioEvento adversoPlaceboIQP-PV-101
WLInfección del tracto respiratorio superior11
Dolor de muelas1n/a
Fractura de mano1n/a
Total31
WMInfección del tracto respiratorio superiorn/a2
Dolor de espalda agudon/a1
Esguince de tobillon/a1
Amigdalitisn/a1
Infección gastrointestinaln/a1
Sinusitisn/a1
Bronquitisn/a1
Corte en el dedon/a1
Total9
n/a = No aplica

En el control del peso, el mantenimiento a largo plazo de WL es siempre una preocupación. Aunque no se han establecido los detalles de la definición de los ciclos de peso, se entiende generalmente que el término describe situaciones en las que un individuo pasa por ciclos repetidos de pérdida intencional de una cantidad sustancial de peso corporal, sólo para recuperarlo. La prevalencia de los ciclos de pérdida-recuperación de peso parece oscilar entre el 18% y el 42% en los hombres, y entre el 29% y el 56,8% en las mujeres (24,25). En una comparación de dietas con diferentes composiciones, Sacks y otros (26) observaron que la LB en las dietas se producía sobre todo en los primeros 6 meses, tras los cuales el peso corporal se recuperaba lentamente. Un meta-análisis reveló que el orlistat, hasta hace poco el único fármaco aprobado por la FDA para el tratamiento a largo plazo de la obesidad, no era significativamente diferente del placebo en su efecto sobre el WM después del 2º año (27).

A los sujetos del estudio de WM se les aconsejó que mantuvieran una dieta nutricionalmente equilibrada, pero no hubo restricciones en la ingesta de alimentos y energía. Tampoco hubo supervisión intensiva del investigador durante la fase WM: Los sujetos tuvieron visitas programadas en las semanas 12 y 24, y seguimientos telefónicos en las semanas 6 y 18. Durante las 24 semanas, el 73,5% de los sujetos lograron mantener su peso. Esta es una evidencia alentadora de que los efectos WM de IQP-PV-101 pueden ser replicados en un entorno no controlado, imitando la vida diaria. En el estudio de WM, la dosis fue estandarizada en 2 tabletas, tres veces al día, para que el análisis de los datos pueda ser hecho en una población que estaba

en una intervención homogénea. En la vida real, durante WM, la dosis de IQP-PV-101 podría posiblemente ser ajustada en base a las necesidades individuales, según el peso objetivo y la ingesta de carbohidratos.

Si bien hubo una disminución significativa en las calificaciones de varias preguntas de COEQ en el estudio de WL, en general no hubo una diferencia significativa en la respuesta entre el grupo IQP-PV-101 y el grupo de placebo. Los hallazgos, en su mayoría insignificantes, en las clasificaciones del COEQ en ambos estudios no fueron sorprendentes, ya que no esperábamos que el IQP-PV-101 ejerciera sus efectos mediante el aumento de la saciedad. Sin embargo, la respuesta del COEQ confirmó que en ambos estudios, los sujetos no experimentaron un aumento del hambre y los antojos mientras estaban en la dieta que era obligatoria durante el estudio de WL, lo que condujo a la alta tasa de cumplimiento. La validación del COEQ no se documentó ampliamente; esto podría ser una limitación para los estudios.

Otra limitación fue que la ingesta de energía fue autoinformada. Aunque los investigadores tomaron medidas para asegurar el cumplimiento de la dieta de los sujetos durante la fase de WL, se ha informado de que la variación en la ingesta alimentaria autoinformada en los obesos es alta (28,29).

La seguridad del producto rara vez ha sido un problema con Phaselous vulgaris en los estudios notificados (14). En un período combinado de 36 semanas, no encontramos ningún EA grave o relacionado con el PI. Concluimos que el IQP-PV-101 es efectivo y seguro en WL y WM, incluso con un consumo de energía sin restricciones.  

REFERENCIAS

  • James WPT. The epidemiology of obesity: The size of the problem. J Intern Med2008;263:336–352.
  • Joliffe D. Continuous and robust measures of the overweight epidemic: 1971–2000. Demography 2004;41:303–314.
  • Bergh€ofer  A,  Pischon  T,  Reinhold  T,  Apovian  MA,  Sharma  AM,  Willich  SN. Obesity prevalence from a European perspective: a systematic review. BMC Public Health 2008;8:200.
  • Asia Pacific Cohort Studies Collaboration. The burden of overweight and obesity in the Asia Pacific region. Obes Rev 2007;8:191–196.
  • World Health Organization. World Health Statistics 2012. Geneva: WHO; 2012. pp 36–37.
  • McLaughlin T, Allison G, Abbasi F, Lamendola C, Reaven G. Prevalence of insulin resistance and associated cardiovascular disease risk factors among normal weight, overweight and obese individuals. Metabolism 2004;53:495–499.
  • Wilson PWF, D’Agostino RB, Sullivan L, Parise H, Kannel WB. Overweight and obesity as determinants of cardiovascular risk: The  Framingham  experience.  Arch  Intern Med 2002;162:1867–1872.
  • Tsigos C, Hainer V, Basdevant A, et al. Management of obesity in adults: European clinical practice guidelines. Obes Facts 2008;1:106–116.
  • Rodgers RJ, Tsch€op MH, Wilding JPH. Anti-obesity drugs: past present and future. Dis Model Mech 2012;5:621–626.
  • Moreira FA, Crippa JAS. The psychiatric side-effects of rimonabant.  Rev  Bras  Psiquiatr 2009;31:145–153.
  • Williams G. Withdrawal of sibutramine in Europe. Br J Med 2010;340:c824.
  • Yun JW. Possible anti-obesity therapeutics from nature—A review. Phytochemistry 2010;71:1625–1641.
  • Drewnowski A, Kurth C, Holden-Wiltse J, Saari J. Food preferences in human obesity: Carbohydrates versus fats. Appetite 1992;18:207–221.
  • Barrett ML, Udani JK. A proprietary alpha-amylase inhibitor from white bean (Phaseolus vulgaris): A review of clinical studies on weight loss and glycemic control. Nutr J 2011;10:24–33.
  • Santimone M, Koukiekolo R, Moreau Y, et al. Porcine pancreatic alpha-amylase inhibition by the kidney bean (Phaseolus vulgaris) inhibitor (alpha-AI1) and structural changes in the alpha-amylase inhibitor complex. Biochim Biophys Acta 2004;1696:181–190.
  • Celleno L, Tolaini MV, D’Amore A, Perricone NV, Preuss HG. A dietary supplement containing standardized Phaseolus vulgaris extract influences body composition of overweight men and women. Int J Med Sci 2007;4:45–52.
  • Wu X, Xu X, Shen J, Perricone N, Preuss H. Enhanced weight loss from a dietary supplement containing standardized Phaseolus vulgaris extract in overweight men and women. J Appl Res 2010;10:73–79.
  • Udani J, Hardy M, Madsen DC. Blocking carbohydrate absorption and weight  loss: A clinical trial using Phase 2TM brand proprietary fractionated white bean extract. Altern Med Rev 2004;9:63–69.
  • Greenway FL, Fujioka K, Plodkowski RA, et al. Effect of  naltrexone  plus bupropion on weight loss in overweight and obese adults (COR-I): A multicentre, randomised,  double-blind,  placebo-controlled,  phase  3  trial.  Lancet  2010;376:595– 605.
  • Wilcox CS, Oskooilar N, Ericksom JS, et al. An open-label study of naltrexone and bupropion combination therapy for smoking cessation in overweight and obese subjects. Addict Behav 2010:35:229–234.
  • EFSA Panel on Dietetic products, Nutrition and Allergies (NDA). Guidance on the scientific requirements for health claims related to appetite ratings, weight management, and blood glucose concentrations. EFSA J 2012;10:2604 (11 pp).
  • Janssen I, Katzmarzyk PT, Ross R. Waist circumference and not body mass index explains obesity-related health risk. Am J Clin Nutr 2004;79:347–349.
  • Grievink L, Alberts JF, O’Niel J, Gerstenbluth I. Waist circumference as a  measurement of obesity in the  Netherlands  Antilles;  associations  with  hypertension  and diabetes mellitus. Eur J Clin Nutr 2004;58:1159–1165.
  • Stevens VL, Jacobs EJ, Sun J, et al. Weight cycling and  mortality  in  a  large  prospective US study. Am J Epidemiol 2012;175:785–792.
  • Lahti-Koski M, M€annist€o S, Pietinen P, Vartiainen E. Prevalence of weight cycling and its relation to health indicators in Finland. Obes Res 2005;13:333–311.
  • Sacks FM, Bray GA, Carey VJ, et al. Comparison of  weight-loss  diets  with  different compositions of fat, protein and carbohydrates. N Engl J Med 2009;360: 859–873.
  • Rucker D, Padwal R, Li SK, Curioni C, Lau DCW. Long term pharmacotherapy for obesity and overweight: updated meta-analysis. BMJ 2007;335:1194–1199.
  • Lichtman SW, Pisarska K, Berman ER, et  al.  Discrepancy between  self-reported and actual caloric intake and exercise in obese subjects. N Engl J Med 1992;327: 1893–1898.
  • Scagliusi FB, Polacow VO, Artioli GG, et al. Selective underreporting of energy intake in women: Magnitude, determinants, and effect of training. J Am Diet Assoc 2003;103:1306–1313.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *